News & Events

LA BARRACA

Es una casa tradicional valenciana. Solía construirse en zonas llanas de regadío, de ahí sus materiales pobres. “cañas y barro”

Estos eran los que estaban al alcance del agricultor en el mismo lugar, sin tener que hacer grandes desplazamientos ni acarreo de materiales de construcción, algo costoso o imposible (medios de acarreo: carro, caballo-mulas, medios de corte-levantamiento de la piedra, acceso a las canteras…)

Eran casas modestas, rectangulares de nueve por cinco metros aproximadamente, con tejado a dos aguas de marcado vértice para desaguar con facilidad la lluvia, en muchos casos torrencial de otoño o primavera, tan frecuentes en el levante español.

planta

En el caso de la barraca valenciana con frecuencia aparecen cruces en la parte alta de las vertientes del tejado. Se cuenta que el Palmar, población que está en el centro de la Albufera y fue un islote; se refugiaron los cristianos que permanecieron en Valencia tras la reconquista musulmana a la muerte del Cid y corto gobierno de su esposa Gimena.

En tiempos en los que primero te mataban y luego te preguntaban era una manera de significarse.

Entre los espacios del muro de carga se colocaban las habitaciones, dos o tres; en la parte central la cocina, con abertura a ambos lados. Si la casa se orienta, en su fachada principal al sur, al norte existe otra puerta que sirve de ventilación y acceso al patio trasero, gallinero…

foto

Incluso siendo barraca de pescador y no de agricultor existe espacio exterior, separado por una valla de cañas o carrizo para un huerto familiar.

Hay que destacar que también podemos hablar de barracas en el Delta del Ebro, ya que los marjales de arroz primeros fueron plantados por valencianos y  en las Huerta de Orihuela y Murcia.

Muchas de estas viviendas están relacionadas con el arroz o la explotación de las zonas de marjal y son una evolución de las cabañas de pescadores, poco más que lugar para descansar y guardar aperos.

También hay que tener en cuenta que, en cuanto a la sencillez, son más sencillas las barracas oriolanas o murcianas, muchas de ellas desaparecidas, ya que el agricultor del sur de Alicante y Murcia era arrendatario de sus tierras y no propietario como el de la Albufera Valenciana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, ACEPTAR