News & Events

Durante el S XIX se produce una oposición entre la forma y la función; la arquitectura-arte y la arquitectura-ingeniería con uso de nuevos materiales, sobre todo el hierro y la existencia de constructores-ingenieros como Eifel o Labrouste.

La Arquitectura del siglo XIX se ve condicionada, por ejemplo, por el romanticismo y la búsqueda de identidad propia en la época de los nacionalismos frente a la gran Europa de Napoleón; también por la aventura colonial y la influencia de una cultura exótica y diferente así como sobre todo las nuevas necesidades: nuevos medios de transporte como el ferrocarril, necesitan nuevas infraestructuras. El Hierro colado sustituirá a la forja lo que permite elaborar largas vigas y adornos a un costo más reducido. Sucede algo parecido con el vidrio, las mejoras técnicas permiten hacer grades hojas para cubrir superficies mayores de una forma segura.; así nacen los invernaderos, las estaciones de ferrocarril, museos, pabellones de exposiciones y también aparecerá el cemento que en la arquitectura del siglo XX  será fundamental.

Existen varias corrientes en la Arquitectura de la era industrial, que son en realidad muchos movimientos que se entrelazan e influencian entre ellos, así podemos hablar del “historicismo”, que se inspira sobre todo en el gótico más que en ningún otro estilo arquitectónico. En Francia Eugenio Viollet- le -Duc, comenzará restaurando las principales catedrales góticas y con el el tiempo este sistema constructivo y el hierro implementará sus nuevas construcciones.

En Inglaterra este estilo, ahora denominado “neogótico” servirá para librarse de la secular influencia italiana (Parlamento de Londres, Carlos Barry)

parlamento de londres

El hierro permite edificios tan sobresalientes como la Biblioteca Nacional de Paris de Henri Labrouste en 1855 o el ya desaparecido Palacio de Cristal de Paxton (Londres 1850-51), cuya culminación será la torre Eifel (1889)

En EEUU la altura de los edificios será liberada del canon europeo, alcanzando alturas mayores que la de la torre de comunicaciones de Eifel, sin ninguna tradición puede diseñarse atendiendo sólo a las convenciones y necesidades del presente, sin referencias al pasado.

El primero de esta concepción constructiva será Henry Hobson Richardson, cuya obra capital son los Almacenes Marshall (1877), que influirá decisivamente en todos los arquitectos americanos de su generación y posteriores y Chicago la ciudad de la nueva arquitectura.

En Chicago hubo un gran terremoto en 1871 que destruyó toda la ciudad, por ello fue un lugar en que ya los arquitectos, no ingenieros u otros artistas, marcaron las pautas arquitectónicas del siguiente siglo, lanzándose a un verdadero maratón constructivo y aquí nacerán los primeros rascacielos.

Su figura más importante será Louis Sullivan y sus almacenes Carson, Pirie y Scott (1899), su obra más representativa.

metalocus_louis_sullivan_carson_45

Paralelamente al funcionalismo de Chicago, se da en Inglaterra un movimiento de raíces sociales y filosóficas representado por William Morris y sus “Arts and Crafts”. Él aborrecía elmaquinismo que trajo la Revolución Industrial y que permitía reproducir en serie adornos estilo Renacimiento o tipo Imperio. Propugnaba una fvuelta a la obra manual, siempre distinta y que permite la innovación de un producto a otro.

Este retorno a la artesanía supone una vuelta a la casa de campo humilde, rescate de los materiales vistos como el ladrillo o la madera.

Sus seguidores fueron los modernistas que consiguieron conjugar arte e industria, dando origen al diseño industrial.

1200px-William_Morris_age_53LA-CASA-ROJA-V

El Modernismo fue un movimiento de renovación artística que se nutre de todas las tendencias que fueron surgiendo tras el agotamiento del eclecticismo, el historicismo y otras corrientes anteriores, dando paso a una absoluta libertad expresiva que se manifestó de forma diferente según los países en que se desarrolló.

En Bélgica será el “Arte Nouveau”, en Alemania el “Jugendstill”, en Austria la “Secesión Vienesa”, “Liberty” en Italia y “Modernismo” en España.

Fundamentalmente se identifica con los temas inspirados en la Naturaleza y la adopción de métodos de trabajo artesanales en las artes aplicadas y decorativas. El diseño de útiles y objetos en general se integrará de una forma asombrosa en la propia arquitectura, que durante un tiempo quedará oscurecida por el valor decorativo, aunque hoy se ha recuperado su verdadera dimensión.

Se pude decir que el Modernismo comenzó en Bruselas con la casa Tassel de Victor Horta.

victor hortacasa tassel

No mucho más tarde y también en Bélgica, surge Henry Van de Velde, el artista total, diseñaba casas, mobiliario y hasta el vestuario de su dueña (es el caso de la Casa Ucle, cerca de Bruselas, 1894)

planocasa Ucle

Para él la nueva belleza era la armonía entre todas las artes. Durante la República de Weimar en Alemania, asesoró en las artes industriales y emprendió un camino que acabaría llevando a la Bauhaus, que trataremos en próximas entradas. Así el Modernismo nació en Bélgica y aunque tuvo otros precursores como Horta, fue Van De Velde quién lo llevó a Francia y Alemania.

En Viena el Estilo Secesión encabezado por Otto Wagner en Viena lleva la arquitectura hacia una libertad absoluta en la búsqueda de los espacios y en la distribución de los interiores.

foto50267-secession-19to1

Un discípulo de Wagner: Olbrich, levanta en 1907 el Palacio de exposiciones de Darmstadt, dónde no hay ejes ni simetrías, ni fachadas. Libertad creadora y el inmenso papel conquistado por la decoración.

foto 2

El Modernismo en España y mas concretamente en el Levante será objeto de  próximos artículos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, ACEPTAR